HÁBITAT PARA LA HUMANIDAD NICARAGUA

Hábitat para la Humanidad Nicaragua es una organización sin fines de lucro, que aboga y trabaja por el derecho a la vivienda adecuada y a la mejora sostenible del hábitat comunitario. Promueve el reconocimiento social y político de la vivienda adecuada cómo un derecho básico.
  • Ruth Nohemí vivía con su esposo y sus dos hijas en una casa de tablas, cubierta por un techo de zinc sarroso con tantos hoyos que en el piso de tierra cientos de halos de luz rebotaban. La temporada de lluvias acarreaba para su familia la desdicha de tener que dormir empapados. Era imposible encontrar refugio en una casa así. Su situación cambió hace un año.

    Read More

  • Hoy Reina Isabel Colindres puede dormir tranquila. Este año, a sus 65, fue la primera vez que sintió que tenía un hogar digno. Hace algunos meses al frente de su propiedad había una casa que se estaba derrumbando. De esa casa solo quedan algunos pedazos de madera en buen estado, ahora acomodados en un rincón del patio u ocupados en las paredes de las habitaciones, aún precarias, que ha construido para sus hijos y nietos.

    Read More

  • José David Flores y su esposa Betsayda fueron beneficiados con una vivienda en el proyecto “Vivienda Completa” que se realizó en la localidad Km. 54 de San Rafael del Sur. Ellos viven junto a sus hijos Rudy Alexander, Davitza y José David.

  • “Mis hijos tuvieron una infancia de mucho sacrificio, pero ahora que están más grandes espero que entiendan que todo fue para que ellos tengan una casa segura y vivan en un ambiente feliz. Ahora me siento satisfecha, muchas veces me levanto a la mañana y no lo puedo creer.”

  • Victor Calero y Sirley Rodríguez se conocieron en Rivas, cuando él trabajaba en ese departamento del sur de Nicaragua. 8 meses después decidieron vivir juntos y se mudaron a la casa de la mamá de Victor, en San Cayetano. Sirley ya tenía una hija, Wendy, cuando llegó a la casa de su suegra. El inicio fue difícil. “Una pareja necesita privacidad y nosotros teníamos que compartir el cuarto con mi niña”, narra Sirley.

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?