Blog

Nuestra historia. 30 años construyendo esperanzas

En diciembre de 1984, Hábitat para la Humanidad Nicaragua, bajo la representación del CEPAD, inició su trabajo constructivo en el país, con la dirección del pastor Jim Hornsby, su esposa, Sarah Hornsby, su hijo y la voluntaria Julie Knobb, en la comunidad Germán Pomares del departamento de Chinandega.

¿Cómo llegó Hábitat a Nicaragua?

Los primeros representantes de Hábitat para la Humanidad en Nicaragua fueron Julie Knobb, Jim Hornsby, Sarah Hornsby y su hijo Michael, quienes viajaron al país para iniciar el proyecto de construcción de viviendas en el departamento de Chinandega.

Sept1999

Jim Hornsby quien estuvo a cargo de la dirección de Hábitat en Nicaragua, inició su labor como pastor en una iglesia bautista de Kalowee, Carolina del Norte, en 1979, donde trabajó como mentor en la organización Vida Joven, liderando campamentos de jóvenes en riesgo. En 1984, Hornsby viaja a Guatemala con la organización Witness for Peace, para luego visitar Nicaragua.

En Nicaragua, luego de asistir a una misa en Managua, y presenciar la solidaridad y amor entre los feligreses, Hornsby siente que su llamado para obrar por Dios es en Nicaragua, a pesar que siempre visualizó su vida en Estados Unidos apoyando a los jóvenes.

Al regresar a Carolina del Norte, Hornsby contacta a Millard Fuller, fundador de Hábitat para la Humanidad Internacional, para expresarle su interés en expandir el trabajo de la organización a tierras centroamericanas, y particularmente en Nicaragua debido a la situación económica y social que acontecía al país.

En abril de 1984, Jim y su esposa viajan a Americus, Georgia para recibir la inducción necesaria, donde conocen a Julie Knobb, una voluntaria de Hábitat Internacional que vivía en Koinonia, y había sido asignada para acompañar a Hornsby durante la misión en Nicaragua. Lamentablemente durante esta visita, Jim sufre un accidente, que le impide realizar su viaje a Nicaragua programado en julio, por lo que Knobb viaja sola a Nicaragua, dónde conoce al Dr. Parajón, pastor de la primera iglesia bautista de Nicaragua, y representante del CEPAD (Consejo Evangélico de Nicaragua), quien coincidentemente había conocido a Millard Fuller en un vuelo en Estados Unidos algunos meses antes.

El Dr. Parajón, tenía un especial cariño por la comunidad de Germán Pomares, un barrio en el departamento de Chinandega donde el CEPAD había inaugurado la primera clínica de salud primaria bajo el programa PROVADENIC, y donde se llevaría a cabo también el primer proyecto de construcción de viviendas de Hábitat para la Humanidad Nicaragua.

Durante el viaje de Knobb a Nicaragua, la voluntaria documentó los perfiles de las familias y realizó los estudios de base con los que regresaría a Estados Unidos e inicia el proceso para oficializar al CEPAD como representante de Hábitat para la Humanidad en Nicaragua, este proceso se concreta el 6 de Octubre de 1984 durante una junta directiva Hábitat Internacional en Amarillo, Texas.

En noviembre del mismo año, la familia Hornsby inicia una aventura que durará más de cuatro años, donde compartieron sus vidas con las familias que serían beneficiadas con las primeras viviendas de Hábitat Nicaragua. En el barrio Germán Pomares, junto al CEPAD se inauguraron las primeras 24 viviendas del primer proyecto constructivo de Hábitat, donde representantes del gobierno, incluídos Daniel Ortega, su esposa, y también representantes estadounidense, Jimmy Carter y Rosalynn Carter asistieron a la celebración.

Los voluntarios de Hábitat Internacional mantuvieron el liderazgo de la organización, a partir del proyecto de Chinandega, y los demás posteriores hasta 1989, pero siempre manteniendo a las familias como protagonistas de sus mismos procesos y constructores de sus hogares.

En 1987, la familia Hornsby regresa a Estados Unidos, donde se convierten en voceros de Hábitat Internacional, y fundadores de lo que sería el primer programa de voluntariado internacional de Hábitat Nicaragua.

En 1993, Hábitat se consolidó como una organización sin fines de lucro, autónoma del CEPAD y enteramente nacional con su primera junta directiva nicaragüense, con supervisión de la oficina regional de Hábitat Internacional en Costa Rica.

En 30 años de trabajo, Hábitat para la Humanidad atravesó muchos cambios en cuanto a su estrategia de trabajo y diversificó los servicios brindados a las familias. Hoy en dia, Hábitat concentra sus esfuerzos en la región centro y pacífico del país, desarrolla proyectos habitacionales en alianza dirigidos a los sectores más vulnerables con modelos de vivienda progresiva, y a través de la colocación indirecta de micro-créditos para el mejoramiento de vivienda a través de instituciones micro financieras, creando impacto en las comunidades no solo con soluciones constructivas, sino con servicios de acceso a la vivienda que incluye capacitaciones en ley de vivienda, educación financiera, construcción segura, entre otros. Al mismo tiempo, movilizando y sensibilizando a la población sobre el déficit de vivienda que se vive en Nicaragua, e incentivando a la población a generar impacto en sus comunidades, en el sector y en la sociedad.

Share it on

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorías

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?